Los modelos de organización empresarial de la era digital

Admin

El impacto de la transformación digital requiere la adaptación de la estructura organizativa de las empresas. La forma en la que lo haga será determinada por el sector en el que opera, su tipo de actividad y, sobre todo, su madurez digital. Por ello, aquí te contaremos sobre los 4 tipos de modelos de organización empresarial que se dan al incorporar competencias digitales a las empresas, ¡Acompáñanos!

Las características de las nuevas organizaciones, las transformadas digitalmente

Las revoluciones industriales, como la que vivimos ahora, dan origen a la creación de nuevos modelos organizacionales que hacen posible el manejo de los efectos de las nuevas tecnologías en las empresas y los cambios sociales que producen.

Efectivamente, el mundo empresarial se ve en la tarea de comenzar a consolidar un nuevo tipo de empresa basada en una teoría gerencial cuyo enfoque y capacidad está en la persecución de lo ágil, la filosofía lean startup, el design thinking, el pensamiento de los sistemas y muchas más que la complementan.

Entre las capacidades y características que deben tener las empresas del futuro, aquellas que se digitalizaron, podemos mencionarte las siguientes:

Modelos de organización empresarial

  • Una cultura ágil

Se necesitan organizaciones más horizontales, menos burocráticas y jerárquicas, que estén sostenidas por equipos multidisciplinarios y diversos, auto-gestionados y responsables con los objetivos del negocio.

Este tipo de cultura promueve el trabajo colaborativo y un liderazgo empático y de servicio que sustituya los liderazgos de control y comando. 

Recuerda, son los líderes los que muestran y habilitan el camino a largo plazo al mismo tiempo que empoderan a sus colaboradores. Deben comunicar sus metas de forma clara y transparentes, procurando que sean medibles y con ciclos frecuentes de retroalimentación.

  • Estructura flexible

Las empresas del futuro deben contar con una estructura modular y flexible que le permita adaptarse con facilidad a los cambios, así como a las necesidades y exigencias del entorno y los clientes.

Una estructura flexible recibe el cambio permanente con los brazos abiertos y, por ello, incentiva el aprendizaje y el desarrollo de nuevas competencias profesionales entre sus empleados. Al mismo tiempo, amplifica su potencial enseñándoles cómo usar las nuevas tecnologías.

  • Enfocada en el cliente

Las empresas digitalizadas están concentradas en mapear el recorrido de sus clientes a través de sus diversas cadenas de valor, integrando nuevos canales, con el propósito de brindarles una experiencia satisfactoria, valiosa y unificada. En ese sentido, todos sus procesos están centrados en el cliente.

  • Tiene orientación experimental

Esto quiere decir que desarrollan la capacidad para plantear nuevas hipótesis y llevar a cabo experimentos que las validen. 

De ese modo, promueven ciclos de aprendizaje económicos y rápidos, a la vez que no teme al fracaso y lo considera en sus sistemas de incentivos y recompensas. Después de todo, la transformación y la innovación son un reto permanente, en lugar de una tarea en específico.

  • Inserción de ecosistemas

Las organizaciones se apalancan e insertan en redes y ecosistemas de negocios que contribuyan con las creaciones de valor e innovación. 

Los ecosistemas son una fuente rica en innovación y por ello las compañías con una mayor madurez digital gozan de más posibilidades que sus contrapartes no tan maduras de colaborar con socios externos, como proveedores, startups, fondos de capital de riesgo, etc.

De cualquier forma, llevar a cabo cualquier tipo de participación en un ecosistema de negocios es capaz de aumentar tus ganancias en comparación con no hacerlo nunca.

  • Basada en datos

Más que influenciada por los datos, las empresas deben llevar a cabo un manejo científico de los mismos para así optimizar la toma de decisiones. Por esa razón, se invierte cada vez en mayores recursos que apoyen el desarrollo tecnológico y en la capacitación de sus empleados con el propósito de expandir su capacidad analítica en tiempo real.

La clave está en concebir la tecnología como un eje fundamental de la compañía, en el que se basa su modelo de negocio, y no como un elemento de soporte o un simple habilitador.

 

También puede interesarte: Logra la digitalización de productos y servicios en tu negocio

 

¿Qué son los modelos de organización empresarial?

Podemos definir la estructura organizacional como una forma de ver a una empresa a través de su marco de trabajo. Un modelo organizativo está basado en los objetivos y las metas de la compañía, brindándole también contexto y soporte.

Los modelos de organización tienen como objetivo facilitar las gestiones de la empresa. No obstante, no hay que dejar de tener en cuenta que, aunque el modelo sea estático, la empresa debe permanecer siendo un ente dinámico que evoluciona con el pasar de los años y requerirá de nuevos ajustes cuando se amerite. 

Todo en pro de los logros, el organigrama y los objetivos estratégicos que se hayan establecido.

¿Qué caracteriza a un modelo de organización empresarial?

Entre las características que más resaltan de los modelos organizativos podemos destacar las siguientes:

Modelos de organización empresarial

 

También puede interesarte: Oficina virtual, ¿por qué integrar una en tu empresa?

 

4 modelos de organización empresarial para la transformación digital

Como te dijimos anteriormente, en este artículo nos concentraremos en hablarte de aquellos modelos de organización empresarial más frecuentes en empresas que implementan competencias digitales en sus operaciones:

Modelos de organización empresarial

Modelo táctico

En este modelo organizativo la transformación digital comienza a partir de la incorporación de iniciativas digitales en departamentos o unidades del negocio específicas donde se trabaja de forma puntual.

En esta etapa, el área de tecnología por lo general cumple un papel destacado, pues casi siempre el desarrollo de estas iniciativas suelen estar vinculadas a la introducción de alguna nueva tecnología o herramienta novedosa que apoye su desarrollo.

El modelo táctico es típico en organizaciones que emprenden sus operaciones digitales sin contar precisamente con una estrategia digital definida, pero que necesitan tener presencia digital para mostrar la marca o sus productos. 

Modelo centralizado

Este modelo resulta una unidad digital corporativa, la cual es transversal a la organización y es la responsable de llevar a cabo e impulsar las iniciativas digitales.

A diferencia del caso anterior, el modelo centralizado cuenta con líneas estratégicas de actuación que se definen de la mano con la dirección de la compañía y distintos departamentos, países o unidades de negocio que estén involucrados.

La ventaja de este modelo es que la empresa se encarga de que las iniciativas digitales estén en la misma sintonía que la estrategia corporativa. Dándole la flexibilidad de testar el mercado, comprobando su aceptación y permitiendo desarrollar nuevas ideas con mayor agilidad.

Este modelo contribuye con la eliminación de las barreras interdepartamentales, lo cual favorece la participación de los directivos o líderes involucrados para familiarizarse con el entorno digital.

Liderazgo compartido

En estos casos el equipo digital central corporativo ya no tiene que llevar toda la responsabilidad, sino que se asume por los responsables de los distintos departamentos o unidades de negocio.

Es entonces que estos se apoyan en las capacidades digitales compartidas que les presta el equipo digital central. Por ejemplo, la data science, el desarrollo ágil de prototipos y su aplicación posterior.

El liderazgo compartido suele darse en organizaciones que cuentan con una madurez digital avanzada y tienen una estrategia digital bien definida, así como sus objetivos digitales están divididos entre sus departamentos. Este tipo de empresa centra sus esfuerzos, principalmente, en compartir conocimientos, apoyar la innovación y capacitar y formar a sus empleados.

Integración total

Este es el caso típico de organización cuya cultura, procesos, modelos de negocio y la tecnología implementada están completamente fusionados en las actividades diarias. La estructura organizativa de este tipo de empresa es sensible al cambio, al igual que flexible en todos los niveles, es meramente una empresa digital.

En este tipo de modelo no existe un equipo digital centralizado, sino que sus equipos se conforman de forma dinámica de acuerdo a las necesidades del negocio.

 

También puede interesarte: Innovación empresarial: cómo hacerte más competitivo

 

Es realmente importante es saber en qué nivel de madurez digital está tu empresa y ser capaz de proponer modelos organizacionales que te permitan impulsar tu cultura digital y ser más competitivo.

Si quieres enviar a tu empresa al siguiente nivel y optimizar la mayor cantidad de procesos que puedas, te ofrecemos nuestras soluciones digitales diseñadas para cumplir este objetivo. 

Contáctanos a través de gestiondirect@gd.eu y solicita un demo, nuestros profesionales te atenderán con todo el gusto. Y si quieres saber más sobre modelos de organización empresariales y otras tendencias, suscríbete a nuestro blog donde subimos contenido actualizado y de calidad.

Mantente informado sobre

las novedades tecnológicas

para avanzar hacia la digitalización de tu negocio, con Gestion Direct.

¿Qué te ha parecido este contenido?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los campos obligatorios están marcados con *

Correcto!
Por favor ingrese su nombre
Correcto!
Por favor ingrese su email
Correcto!
Por favor llene este campo
Es necesario aceptar las politicas de privacidad

Comentarios

    Sin comentarios

;

Entradas guardadas