¿Cómo establecer objetivos con el método OKR?

La gestión eficiente de una empresa es fundamental para obtener consistencia, rentabilidad y competitividad dentro del mercado. Conocer qué es OKR, aportará gran beneficio a las empresas, averigua cómo funciona y cómo aplicarlo a tu organización.

¿Qué es un OKR?

OKR son las siglas para «objectives and key results«, que en español serían objetivos y resultados claves. Es una metodología de gestión creada por Andrew Grove, el ex CEO de Intel, y busca simplificar la forma de encarar los objetivos principales de una empresa.

El método es usado por Google desde 1999 y también le ha funcionado a muchas pymes y microempresas, logrando la misma eficiencia y transparencia.

Esta metodología optimiza la gestión de la organización ya que identifica la mejor manera de enfrentar las actividades que impactan en el cumplimiento de metas y resultados.

En resumidas cuentas, la metodología OKR sirve para fortalecer las operaciones y lograr las condiciones óptimas para escalar en la rentabilidad de un negocio.

 

También te puede interesar: La cultura digital en las empresas

 

¿Cómo funciona la metodología OKR?

La funcionalidad de esta metodología va directamente relacionada como su nombre lo indica, en objetivos y resultados. 

Objetivos

Cada objetivo debe ser formulado de manera objetiva y cuidadosamente para alcanzar lo que se desea y, a la vez, mantener el compromiso general del equipo respecto a ese objetivo.

Por eso no debe haber dudas con ellos y deben ser entendibles para todos los miembros. Por ejemplo, algunos de estos objetivos son:

  • Convertirse en la empresa líder de un sector en el mercado.
  • Entregar una atención al cliente diferenciada y personalizada.
  • Aumentar la productividad de los procesos que se realizan dentro de la empresa.
  • Incrementar las ventas del negocio.

Lo primero es ser claros y específicos, permiten visualizar lo que se quiere, pero no es lo único que se necesita, también influyen los resultados clave.

Resultados claves

Son un parámetro para determinar o medir qué tan cerca o lejos está la organización para alcanzar sus objetivos. Los resultados clave son las metas que impulsan directamente el cumplimiento de las metas propuestas.

Veámoslo con mejor detalle, utilizando los objetivos ya mencionados:

Para el 1er objetivo (convertirse en la empresa líder), algunos de los resultados que se deben obtener es el posicionamiento del blog como primero en las búsquedas de internet o generar 50% más clientes a través de medios digitales.

Con el 2 objetivo (atención diferenciada y personalizada), sería reducir el número de clientes que son atendidos por bots o reducir el tiempo de respuesta.

En el 3 objetivo (aumentar la productividad), puede ser reducir la cantidad de tiempo en que se realizan los procesos o realizar más tareas en la misma duración.

Para el último objetivo (incrementar las ventas), algunos son duplicar la cantidad de leads al mes, cerrar el 80% de los leads calificados o generar un 30% más de ingresos con productos nuevos.

De esta manera, puedes visualizar cómo cada objetivo tiene otras metas internas que se deben lograr definir en qué dirección está caminando la organización.

 

También te puede interesar: Análisis de situación de tu empresa ¿qué son los KIPs y para qué sirven?

 

Beneficios del OKR en pymes

Beneficios del OKR en pymes

Los OKR benefician tanto a multinacionales como a microempresas y pymes. Según John Doerr, inversor y analista de riesgo estadounidense, estos tiene cuatro grandes beneficios para las empresas:

  1. Ayudan a enfocar y comprometerse con las prioridades.
  2. Alinean y mejoran el trabajo en equipo.
  3. Ofrecen mayores responsabilidades y potencia las capacidades del equipo.
  4. Ayudan a alcanzar resultados más rápidamente.

¿Cómo aplicar la metodología OKR?

Cualquier empresa que quiera aplicar la metodología OKR deberá seguir una estrategia que garantice el buen funcionamiento de la misma y facilite su adopción entre todos los trabajadores de la empresa.

Mira cuáles son los pasos seguir:

  1. Define tus metas

Crea una lista de objetivos y metas generales que estén sumamente claras y sean los más simples posibles, mientras más específicas será más fácil alcanzar los resultados clave.

Esta lista diferenciará toda la estrategia alineando al equipo y manteniéndolos motivados, ya que estos son quienes trabajarán buscando llegar a las metas propuestas.

  1. Divide los objetivos entre todo el equipo

Los objetivos no deben ser tarea exclusiva de los gerentes. Todos deben tener sus metas dentro del objetivo general.

Integrar a cada miembro en la creación de metas, garantizará el compromiso y el trabajo en equipo.

  1. Establece periodos cortos

Las metas deben establecerse en periodos de tiempo cortos, fáciles y rápidos de alcanzar, de una duración máxima de 6 meses. Esto ayudará a formar un sentido de urgencia y estimular un ritmo de trabajo acelerado.

  1. Revisa constantemente los resultados

Seguir detenidamente los resultados es una garantía de gestión para asegurar que la empresa este camino a lograr las metas y objetivos esperados.

Evaluar los resultados constantemente permite realizar ajustes en caso de necesitarlos y, al mismo tiempo, determinar si una actividad está sobrecargada o si no está siendo de utilidad para el plan para cambiarla.

  1. Que todos estén enterados de los OKR

Hacer que todos estén enterados y entiendas los OKR para que todo el equipo sienta la urgencia y el compromiso. Intenta reunir y que se visualice el objetivo general, procura que todos compartan la misma dirección y sean conscientes de los resultados.

 

También te puede interesar: La digitalización de los flujos de trabajo

 

Tips para lograr tus OKRs

¿Cómo establecer y lograr OKRs?

Ahora por último sigue estos consejos para que puedas alcanzar tus OKR:

  • Plantea pocos objetivos al mismo tiempo, máximo tres o cuatro en un mes o un trimestre para no sobresaturar al equipo.
  • Mide los resultados e intenta que solo sean cinco por cada objetivo. 
  • Que todos en la empresa sepan cuáles son los OKR.
  • Evalúa el resultado y no el desempeño de un empleado.
  • No esperes resultados de la noche a la mañana. Todo lleva su tiempo.

 

Lo más importante para la organización es que cada persona o área de trabajo se implique y sepa qué es OKR y los objetivos planteados. Proporciona apoyo y transparencia, la comunicación es clave. También es conveniente potenciar estos OKR con un sistema de gestión que mida tus resultados claves de manera rápida y eficiente como los ERP. Ingresa a Gestion Direct o contacta con uno de nuestros asesores a través de gestiodirect@gd.eu o llamando a +34 937 37 75 25.

Mantente informado sobre

las novedades tecnológicas

para avanzar hacia la digitalización de tu negocio, con Gestion Direct.

¿Qué te ha parecido este contenido?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los campos obligatorios están marcados con *

Correcto!
Por favor ingrese su nombre
Correcto!
Por favor ingrese su email
Correcto!
Por favor llene este campo
Es necesario aceptar las politicas de privacidad

Comentarios

    Sin comentarios

;

Entradas guardadas