¿Es posible falsificar una firma digital? Todo lo que debes saber sobre la seguridad de tu firma

La posibilidad de que falsifiquen tu firma digital es extremadamente remota, mucho más de lo que sería con la firma convencional. No obstante, debido al desconocimiento que se tiene sobre el funcionamiento de esta tecnología, es normal que haya un poco de desconfianza en algunos sectores de la población. Por esa razón, en este artículo te explicaremos por qué la firma digital es segura y difícil de falsificar cuando se utiliza de forma correcta, ¡Acompáñanos!

¿Qué es la firma digital?

La firma digital, que no es lo mismo que el certificado digital, es una la nueva técnica empleada para poder validar la integridad y autenticidad de un mensaje, software o documento en formato digital. Esta, a diferencia de la firma tradicional, no es un nombre, sino dos “claves” o secuencias de caracteres separados.

Estas “claves” se generan a través de tecnología basada en criptografía. Es decir, a través de un algoritmo matemático que hace posible determinar que dicho elemento fue generado exclusivamente por el firmante y que está inequívocamente vinculado con el contenido del mensaje.

La principal característica de la firma digital es que goza de presunción legal de no repudio, lo que quiere decir que cuando es fijada a un mensaje se asume que el suscriptor tenía la intención de acreditar este mensaje y ser vinculado con el contenido del mismo. Del mismo modo, certifica que el contenido del mensaje no ha sido alterado desde su creación, envío, recepción ni almacenamiento.

En conclusión, puede decirse que la firma digital es un tipo de firma electrónica cualificada o avanzada. Es decir, su mayor propósito es el de cifrar un documento para garantizar mayor seguridad en el mismo.

¿Qué tan seguras son las firmas digitales?

Hoy día, es posible afirmar que la firma digital es una herramienta muy segura debido a su propio diseño tecnológico, el cual, recordemos, que está basado en un sistema de algoritmos y claves criptográficas que son asimétricas. En ese sentido, podemos mencionar la existencia de:

  • Una clave pública, la cual será reconocida por cada una de las partes que intervengan en el proceso de la firma.
  • Una clave privada, de carácter único e intransferible, que solo conoce el firmante y está almacenada en su ordenador o dispositivo electrónico.

Siendo así que, cuando emites una firma digital, se genera un sello de registro que permite llevar a cabo la comprobación de la validez de la firma y, más importante, verificar la integridad del documento y que este no haya sufrido ninguna modificación.

Dicho esto, este sistema se encarga de acreditar fehacientemente los siguientes aspectos a mencionar:

  • Autentificación: quién es el firmante o emisor del mensaje o documento que se está recibiendo.
  • Integridad: demuestra que el documento no ha sido alterado luego de emitirse la firma.
  • No repudio: el firmante no puede negar que firmó el documento o que hizo envío del mensaje en cuestión.

 

También te puede interesar: ¿Qué es la firma electrónica?

 

Firma digital vs. firma convencional: principales diferencias en cuanto a seguridad

Es totalmente normal que no te plantees la cuestión sobre la seguridad de la firma convencional, la manuscrita. Pero la realidad es que esta es mucho más sencilla de falsificar de lo que sería una firma digital. Estaríamos hablando de diferencias tales como:

  • Falsificar una firma a mano es tan simple como imitar trazos del modelo original. De hecho, se saben de casos donde ni siquiera se necesitó de una imitación demasiado fiel, puesto que se sabe la variabilidad de la escritura a mano y la imposibilidad de compararla con un modelo que sirva de referencia.
  • Al falsificar la firma convencional puede causársele un perjurio inmediato a la persona que ha sido suplantada. Por tanto, tendría que iniciar con un proceso que desacredite la usurpación de su identidad con todo y los gastos que esto supone.
  • No obstante, para falsificar una firma digital, la única forma sería acceder a la clave privada del firmante, la cual solo conoce él y está almacenada en un dispositivo de uso privado. Por ello, es importante que no compartas tu clave con nadie y adoptes buenas prácticas de seguridad en tu día a día.

Además de la seguridad que ofrece esta firma, podemos agregar la comodidad y rapidez que ofrecen al firmante, así como la posibilidad de evitar desplazamientos innecesarios.

Entonces, ¿por qué falsificar una firma digital es tan difícil?

Ya mencionamos que la firma digital está compuesta por un mecanismo basado en criptografía que hace casi imposible su falsificación. Pero, ¿cómo es que este mecanismo le confiere tal seguridad? 

Bueno, para reforzar la seguridad de la firma, la misma está compuesta por claves públicas y privadas que generan un algoritmo. Ya anteriormente, te comentamos de qué trataba cada una. 

A continuación, te contaremos cuál es proceso de creación de una firma digital para explicarte mejor por qué es tan difícil de falsificar:

  1. El algoritmo matemático crea una clave privada junto a la clave pública que le corresponde.
  2. Otro algoritmo se encarga de crear una firma digital luego de recibir la clave privada, así como el documento o mensaje que se firmará. El cual, además, es cifrado por la misma clave privada.
  3. Un tercer algoritmo verifica que el documento o mensaje firmado sea totalmente auténtico.

 

También te puede interesar: Diferencia entre certificado digital y firma electrónica

 

7 buenas prácticas para aumentar la seguridad de tu firma digital

Aunque es un proceso mucho más simple y directo, la firma digital debe tomarse con la misma seriedad de la firma convencional. Por eso, cuando pienses en firmar o firmes un documento, puedes tomar algunas medidas preventivas para aumentar la seguridad de tu firma, tales como:

Firma digital

  1. No anotes en ningún lugar ni reveles a nadie tu clave privada. Asegúralo en un lugar donde nadie pueda descubrirlo.
  2. Nunca le pidas a alguien que firme por ti, entregando tu PIN y tarjeta.
  3. Procura conocer a fondo el software con el que se aplica tu firma. Asegúrate de que no se comunica con otros servidores o efectúa copias del documento.
  4. Verífica cada documento que te solicita la clave. La firma de varios documento a la vez no resulta seguro, pues puedes firmar documentos que desconoces.
  5. Si tu documento es privado, asegúrate de no usar medios compartidos para guardarlo. La firma en sí, no ofrece privacidad de la información.
  6. Si recibes documentos que están sin firmar y tienen contenido que ya firmaste, solicita el original para asegurarte que no hay cambios en el texto.
  7. Antes de firmar un documento que tiene otras firmas, asegúrate de que las firmas previas son correctas.

Entonces, podemos decir finalmente que no. No es posible falsificar una firma digital. Su seguridad es muy alta, puesto que está protegida por algoritmos matemáticos y criptografía que garantiza la integridad y autenticidad de los documentos que recibes o que tú mismo firmas.

 

También te puede interesar: ¿Qué es la firma electrónica avanzada?

 

Si quieres mantenerte informado sobre las nuevas tendencias tecnológicas y empresariales, te recomendamos suscribirte a nuestro blog en Gestion Direct donde constantemente agregamos contenido de tu interés. Para cualquier consulta u asesoría, no dudes en escribirnos a gestiondirect@gd.eu y nuestros profesionales te atenderán con mucho gusto.

Mantente informado sobre

las novedades tecnológicas

para avanzar hacia la digitalización de tu negocio, con Gestion Direct.

¿Qué te ha parecido este contenido?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los campos obligatorios están marcados con *

Correcto!
Por favor ingrese su nombre
Correcto!
Por favor ingrese su email
Correcto!
Por favor llene este campo
Es necesario aceptar las politicas de privacidad

Comentarios

    Sin comentarios

;

Entradas guardadas